bodas info

"La belleza está presente en todas las cosas. Ver y componer esa belleza es lo que separa una captura de la fotografía".(Matt Hardy)


YOUR LOVE HISTORY IS MY PASSION

Vuestra boda, uno de los momentos más especiales e importantes de vuestra vida, un día lleno de emociones y sentimientos a flor de piel. La fotografía de vuestra boda es un recuerdo único y especial. Mi reto como fotógrafo de vuestra boda es hacer que los momentos más hermosos de vuestra celebración duren para siempre, congelar esos instantes irrepetibles que en el futuro os traerán recuerdos que os llenarán de sentimientos, os harán reír, llorar…
Gracias por darme la oportunidad de crear emociones con mi trabajo.

¿Cómo trabajo?
Me gusta pasar desapercibido para captar los momentos más naturales y auténticos, sin poses forzadas. Mi estilo es fotoperiodismo, voy documentando con mi cámara todo tal cual va sucediendo, añadiéndole si es posible un toque artístico a cada toma. Durante la ceremonia intentamos pasar desapercibidos para que los familiares e invitados puedan disfrutar de cada momento. Una vez acabada la ceremonia y antes de empezar el aperitivo normalmente hacemos una minisesión de unos veinte minutos en la localización que hayamos elegido por ejemplo con el coche que habéis alquilado o en la misma finca donde os casáis. Durante el aperitivo y el convite estamos atentos a todo lo que va sucediendo para no perder ni un detalle, pues suele haber siempre momentos muy emotivos con la familia y amigos. Una vez hayáis hecho el baile de apertura nos quedamos con vosotros de dos a tres horas para cubrir la fiesta y hasta que tengamos todas las imágenes necesarias. No cobramos horas extras.

Preboda
Para mí como fotógrafo de bodas hacer que os sintáis cómodos ante la cámara es uno de los puntos clave para realizar un buen reportaje, por eso siempre me gusta tener un primer encuentro con vosotros para conocernos y explicaros como trabajo. Este reportaje os lo regalo siempre con cualquier pack que contratéis. ¿Porqué? Para conocernos mejor, para que os sintáis cómodos frente a la cámara, para que el día de vuestra boda tengamos esa complicidad entre los tres que haga posible obtener bellas imágenes cargadas de emociones. Para mí es muy importante este día en el que rompemos el hielo, nos reímos y disfrutamos juntos del momento y el lugar. Tenéis así parte de mi trabajo para poder utilizarlo en vuestras invitaciones, carteles, videos para el día de la boda, etc.

Preparativos Los preparativos pueden ser uno de los momentos más entrañables, son el comienzo de vuestro ansiado y gran día. Comienza el nerviosismo, emociones y sentimientos a flor de piel. Estaré con vosotros acompañándoos en todo momento, pasando siempre desapercibido, sin pediros poses, documentando todo tal cual va ocurriendo.

Postboda - Trash the dress Esta sesión de fotos es la perfecta excusa para volver a poneros vuestros trajes de novios y pasar unos momentos muy divertidos. Me encanta realizar este tipo de reportaje en el que ya nos conocemos bien, todo es mucho más fácil y se pueden conseguir fotos muy bonitas con un alto contenido artístico. Normalmente elegimos un par de localizaciones y estamos aproximadamente una hora en cada una realizando las fotos. Os entrego unas cien imágenes retocadas a máxima resolución sin marcas de agua.
Para mí será un honor y un placer poder contar vuestra historia de amor con mis fotografías. Si buscáis un reportaje de boda diferente, con imágenes naturales y espontáneas, habéis encontrado vuestro fotógrafo de boda.

Preguntas frecuentes

Forma de pago
Para formalizar la reserva del día de vuestra boda se anticipan 300€. El resto se puede pagar hasta el mismo día de la boda. En el caso que queráis uno de los packs con álbum, el importe de éste podéis pagarlo cuando me hayáis dado el ok para su impresión.

Tiempo de entrega
Tardamos aproximadamente entre 90 y 120 días en entregaros el trabajo finalizado.

Desplazamientos
Si os casáis en la isla de Mallorca no os cobramos desplazamiento. Para desplazamientos a otras islas, a la península o a otro país, siempre nos vamos un día antes para poder ver el lugar de la celebración y buscar localizaciones. Se os cobrará el billete de avión con los descuentos de residente correspondientes más dietas y otros desplazamientos. Todo esto también es aplicable para reportajes pre-post boda que realicemos en otras islas, península u otro país.


Entrevista que me realizó el prestigioso portal de Zankyouweddings para su Magazine.

Por todas las parejas que van a dar el “sí, quiero” e incluso por aquellas que ya lo han dado, es sabido que encontrar a un fotógrafo que inmortalice cada instante del gran día, no es tarea fácil. Hay que buscar a alguien a quien le apasione, que ame su trabajo, que transmita esa pasión a los novios y también en su trabajo.

Hoy queremos presentaros a un gran fotógrafo. Se trata de Miguel Arranz, el cual empezó su carrera con el firme propósito de captar el alma y la esencia de lo que está sucediendo en cada boda a la que asiste y que hoy en día sigue cumpliendo.

Zankyou: ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la fotografía de boda?
Miguel Arranz: Siempre me ha apasionado la fotografía. Para mí significa captar el alma, la esencia de lo que está sucediendo y qué mejor momento que en una boda. Éste es un día lleno de emociones y donde los sentimientos están a flor de piel. Se trata de congelar instantes que con el tiempo te asalten por sorpresa, te hagan ver y sentir lo que viviste ese día.Son recuerdos que quedan grabados en tu mente y en tu corazón el resto de tu vida y esa es mi meta como fotógrafo y el motivo por el que comencé a fotografiar bodas hace ya cuatro años. Mis inicios fueron progresivos, comencé a publicar mis trabajos y de uno salía otro. Una de las cosas más importantes que me ayudaron y siguen haciéndolo hoy en día es el “boca a boca” y la recomendación de las parejas con las que he trabajado.

Z: ¿Trabajas siguiendo alguna técnica o estilo específico?
MA: Mi estilo es el foto-periodismo. Voy captando con mi cámara todo tal cual va sucediendo, sin poses forzadas de manera natural, añadiéndole si es posible un toque artístico a cada toma, es decir, documentando cada instante.

Z: ¿Qué palabras crees que definen mejor tu trabajo como fotógrafo?
MA: Profesional, natural y artístico.

Z: ¿Cuál es el gran desafío a la hora de fotografiar el amor?
MA: Para mí es captarlo en su esencia: una mirada, una lágrima, una caricia, una sonrisa…

Z: ¿En qué momento consideras que has realizado un excelente trabajo?
MA: Cuando entrego el reportaje terminado, veo como a esa pareja, que me contrató, se les llena la cara de felicidad y expresan emociones intensas, mientras ven las fotografías de su gran día.

Z: ¿Cuál es la meta?
MA: Conseguir revivir con mis imágenes los mejores momentos de ese gran día. Para mí también lo es disfrutar y compartir ese momento con la pareja, cuando nos reunimos para ver el resultado final.

Z: ¿Cuál es tu mayor fuente de inspiración?
MA: Cada pareja que cuenta conmigo en su gran día. Para ello intento conocerlos a fondo, saber cuáles son sus gustos, aficiones, etc. Además, siempre realizo un reportaje pre-boda haciendo alguna actividad que a ellos les guste, les relaje y mantenga distraídos.

Z: ¿Cuál es el momento más tenso y/o divertido de fotografiar?
MA: Por un lado considero que el momento más tenso es la entrada de los novios en la iglesia, además de cualquiera de los instantes únicos e irrepetibles que se dan en la ceremonia como la colocación de las alianzas. Por otro lado, uno de los momentos que más me gustan y que creo que es más divertido es el baile de apertura y la fiesta, donde ya se ha pasado todo el nerviosismo y todo el mundo se divierte perdiendo cualquier tipo de formalismo.

Z: ¿Qué piensas que es lo más duro de tu trabajo?
MA: Crecer y mejorar, es decir, superarme con cada trabajo, en calidad, técnica y, por supuesto, con el trato personal con cada pareja.

Z: ¿Nos puedes contar alguna historia interesante que haya marcado tu carrera?
MA: En una boda de mayo de 2016, los padres y familiares cercanos de una novia la dejaron sola en la suite del hotel donde se preparaba, debido a ciertos “problemas logísticos”, y tuvieron que irse antes al lugar de la celebración. En esos momentos tuve que ayudarla a ponerse el vestido y hacerle las fotos a la vez. Fue una experiencia muy divertida el hecho de tener que hacer triple labor: fotógrafo, estilista y psicólogo, para tranquilizarla y darle algunos consejos.

Z: ¿De qué foto te sientes más orgulloso?
MA: En definitiva, de todas con las que consigo emocionar a las parejas.

MA: Al trabajar por toda España y principalmente en las Islas Baleares, los primeros contactos los hacemos por teléfono o vía Skype, pero siempre nos conocemos en persona antes de la boda. Algo que para mí es fundamental. Es muy importante ese contacto personal e ir creando ya una relación de confianza con la pareja, para que cuando llegue el gran día y vaya a sus casas o al lugar donde comiencen los preparativos no digan eso de que el fotógrafo ha llegado ya, sino: “Ha llegado Miguel” y que, a la vez, nos demos un fuerte abrazo sonriendo. Normalmente tengo de dos a tres reuniones con cada pareja. La primera sirve para concretar los servicios que necesitan. La segunda para el reportaje preboda y hablar un poco de todo. La tercera, poco tiempo antes de la boda, para ver el lugar dónde se van a casar, cuáles son las mejores zonas para el reportaje y, de paso, darles algunos consejos, cerrando al final el timming y ciertos temas con la wedding planner, si la tienen.

Z: Para inspirar a las lectoras, si pudieras escoger una ceremonia perfecta para fotografiar, ¿cómo sería ésta?
MA: Para mí lo ideal sería celebrar una ceremonia en plena naturaleza: en un bosque, cerca de un río con aguas cristalinas, luz natural… Pasar después a celebrar el banquete en mesas de madera , disfrutando de un acantilado con vistas al mar y con puesta de sol incluida. Por último, a ser posible cerca de un faro. Aunque parezca imposible en la isla de Mallorca, ¡hay lugares así de impresionantes!

Z: Si te fueras a casar y estuvieras contratando a un fotógrafo, ¿qué tipo de preguntas le harías?
MA: En primer lugar me cercioraría de que es un auténtico profesional y de que tiene un equipo de profesionales para sustituirle si sucediera cualquier cosa. En segundo lugar le pediría que me mostrase las imágenes de una boda entera, es decir, no sólo las diez o 20 mejores fotos, sino un reportaje entero, para así captar cómo cuenta la historia y ver su estilo personal. En definitiva, buscaría a un profesional cercano, amable, con el cual me sienta a gusto desde el primer momento y que después haga muy bien su trabajo y, por supuesto, me encante su estilo. Para finalizar, apuntaría que para mí es fundamental el feeling con las parejas.

Z: ¿Qué piensas que te define como la mejor opción para ser el fotógrafo de una boda?
MA: Mi sensibilidad, mi implicación y la pasión por mi trabajo. Creo que soy una persona muy cercana y comprometida. Trato con mucho cariño a la pareja para que se sientan relajados y confíen en mí. Acabo siendo su amigo y no sólo el fotógrafo. Es necesario poder retratar a las parejas en esos momentos íntimos y emotivos y para ello es fundamental todo esto, porque en el resultado final se nota.

Z: ¿Tienes algún pack especial para los novios?
MA: El álbum que entrego es totalmente minimalista, aunque ofrezco diferentes tamaños e infinidad de materiales a elegir. Además, cada álbum siempre va con su caja y con los nombres de los novios grabados con la técnica del golpe en seco. Cada álbum es totalmente personalizado y hacemos packs según los gustos de la pareja.

Miguel Arranz os aconseja de cara al gran día que estéis relajados, que seáis vosotros mismos y que disfrutéis de cada instante, porque del resto ya se encarga él. Será como un amigo cercano, sensible y comprometido que estará a vuestro lado en uno de los días más importantes de vuestras vidas y que guardará con mimo, cuidado y gran profesionalidad casa momento para que siempre que lo deseéis podáis recordarlos y revivirlos.